¿Qué ocurre si no hay testamento?

testamento-abierto

Ni se pierde ni se lo queda el Estado. Cuando no se ha hecho testamento, es la ley la que designa a los beneficiarios de la herencia, siguiendo un orden de parentesco.

En muchas ocasiones una persona fallece sin dejar testamento, bien por voluntad propia de no querer hacerlo o bien porque fuera un trámite que finalmente no realizó a tiempo. En cualquier caso, cuando llega el momento de repartir una herencia en la que no hay testamento, los herederos serán aquellos que la ley establece. Además, la ley también señala el orden por el que deben suceder al fallecido sus familiares y en defecto de estos, el Estado. Dicho orden queda establecido de la siguiente manera:

  • Los descendientes: Los hijos y sus descendientes suceden a los padres y demás ascendientes sin discriminación por razón de sexo, edad o filiación; no se distingue por tanto, entre hijos naturales y por adopción, hijos matrimoniales y no matrimoniales teniendo todos ellos los mismos derechos hereditarios.

   Si alguno de los hijos ha muerto antes que el padre, hay que diferenciar:

    • Si este hijo tenía a su vez hijos, les corresponde a estos por partes iguales la parte que le tocaba a su padre o madre.
    • Si el hijo muerto no tenía hijos, la herencia se divide sólo entre los hijos que viven a la muerte del padre.
  • Los ascendientes: Heredan en defecto de los hijos y descendientes del difunto. En estos casos, el padre y la madre heredan por partes iguales y si sólo uno de ellos vive, heredará la totalidad de la herencia. Si no viven los padres, heredarán los ascendientes más próximos en grado (los abuelos). Si viven los abuelos maternos y paternos, la herencia se dividirá entre ambas familias a partes iguales.
  • El cónyuge: Hereda a falta de descendientes y de ascendientes y antes que los familiares colaterales (hermanos y sobrinos).
  • Los colaterales: Si sólo concurren hermanos, éstos heredarán por partes iguales; si participan en la herencia hermanos y sobrinos, los sobrinos repartirán entre sí la porción de la herencia que le hubiese correspondido al hermano fallecido (hermano del testador fallecido y padre / madre de los sobrinos que heredan en su representación).

Si intervienen en la herencia los hermanos de padre y madre, con los hermanastros (sólo de padre o sólo de madre), los primeros heredarán el doble que los segundos. Si todos son medio-hermanos o hermanastros, unos por parte del padre y otros por parte de la madre, heredarán todos por partes iguales.

  • Los demás parientes, hasta el cuarto grado (primos), heredarán en defecto de todos los anteriores. Más allá de este cuarto grado de parentesco no es posible heredar si no hay testamento.
  • En ausencia de todos los parientes anteriores, hereda el Estado, que a su vez está obligado a asignar un tercio de la herencia a instituciones municipales de beneficencia, acción social, profesionales, tanto públicas como privadas, otro tercio, a instituciones de las mismas características pero de ámbito provincial, y el último tercio a cancelar deuda pública salvo que el Consejo de Ministros determine otra aplicación. Estas instituciones heredarán siempre a beneficio de inventario.

Trámite

Si no se ha hecho testamento, hay que formalizar lo que se denomina una “declaración de herederos“, que es un documento público que define quiénes son los parientes con derecho a la herencia según las reglas antes vistas.

Si heredan los descendientes, ascendientes o el cónyuge, la declaración de herederos se hace ante un notario del lugar donde tuviera el fallecido su último domicilio. Habrá que llevar una serie de documentos ( D.N.I. del fallecido, certificación de defunción, certificado del Registro de Actos de Última Voluntad, Libro de Familia, al menos) y dos testigos en principio que conozcan a la familia pero que no sean parientes.

Si los herederos son otros (hermanos, hijos de hermanos o parientes de grado más lejano), ladeclaración de herederos la tiene que hacer el juez, previos los trámites previstos en la ley.

¿Cuánto cuestan los trámites?

Dice el Consejo General del Notariado que los costes de estos trámites son, en el mejor de los casos, tres veces más caros que hacer testamento. Si la declaración es ante el juez el coste se puede multiplicar por mucho más.

Otros artículos de interés relacionados en este mismo espacio:

Acerca de perezpozo

Un equipo de profesionales que sabe ponerse en tu lugar Nuestra experiencia nos dice que siempre es bueno contar con diferentes perspectivas y que la interacción mejora los procesos de trabajo. Por eso, desde 1987, trabajamos como un equipo pluridisciplinar en el que cada profesional sabe ponerse en el lugar de nuestros clientes. Entre nosotros hay abogados, economistas, graduados sociales, contables, asesores financieros, expertos en viabilidad empresarial, administradores de fincas, agentes de la propiedad… Juntos, formamos un equipo tan heterogéneo como eficaz y con cada especialidad sumamos ventajas para nuestros clientes de manera personalizada. Precisamente porque nos ponemos en tu lugar, sabemos proporcionarte justo aquello que necesitas. Lo que más te interesa. La solución más idónea. Y siempre, con la máxima optimización de recursos gracias a nuestra manera de trabajar.
Esta entrada fue publicada en Novedades y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s