El contrato único

images (55)Parece que la UE no está suficientemente satisfecha con la reciente reforma laboral y quiere más; “recomienda” el uso del, últimamente famoso, contrato único.

El comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión, László Ándor, ha propuesto que España contemple la posibilidad de la implantación de un “contrato único abierto” para frenar el elevado desempleo, sobre todo juvenil, y para acabar definitivamente con la segmentación del mercado laboral. La principal aportación de este nuevo contrato sería, precisamente, que no diferenciaría entre trabajador indefinido y temporal.

Curiosamente, es harto difícil en los últimos tiempos que Gobierno, patronal y sindicatos se pongan de acuerdo en algo, pero lo que no han logrado los escándalos de corrupción y los graves problemas económicos del país, lo ha conseguido la UE; reunidos con motivo de un desayuno informativo organizado por Europa Press cuyo protagonista era el presidente de la CEOE, Joan Rosell, los consultados descartaron, por distintas razones, el planteamiento de Ándor.

Entonces ¿en qué consiste el contrato único que Europa “receta” para nuestro país?

¿Qué es? Es un concepto abierto. En general, se refiere a un contrato indefinido único que sustituya los actuales, con un coste por despido progresivo con un máximo de 33 días por año; el objetivo es acabar con la dualidad para lograr un mejor mercado laboral, si bien como dice el refrán “el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones” y habría que ver cómo funcionaría en un mercado laboral con una estructura como la de España..

Este contrato iría acompañado de un sistema de ‘bonus-malus’ para que las compañías con más rotación de personal paguen mayores cotizaciones y las vean reducidas cuando tengan más empleo estable.

¿Qué indemnización tendría? La teoría más común es aquella que liga el aumento de la indemnización a medida que el trabajador gana antigüedad en la empresa. Esto es, tendría derecho a más días de indemnización por año trabajado según pasara el tiempo: desde los 8 a 12 días previstos para los temporales (para desincentivar este tipo de contrato y reducir la rotación) hasta un máximo de 33 días, en virtud de la antigüedad y a razón de dos días más por año trabajado. En cualquier caso, sería una indemnización mínima o inexistente al inicio de la relación laboral.

Ventaja e inconvenientes

 Por un lado, se facilitaría la gestión, evitando la complejidad administrativa y jurídica y acabaría con la dualidad y diferencias que existen entre trabajadores indefinidos, que tienen el respaldo de unas indemnizaciones más altas y los temporales.

Además, según los teóricos este modelo mejoraría la productividad de las empresas y paliaría la volatilidad del empleo, al evitar que en tiempos de crisis se despidiera masivamente a los trabajadores temporales; según la teoría, el empresario decidiría un despido en función de la valía del trabajador y no de la cantidad a indemnizar.

 Por otro lado, los detractores apuntan a que el desempleo tiene un origen económico y no normativo; los problemas de contratación estarían fuera del marco laboral y serían un problema del ámbito económico.

Igualmente, señalan lo difícil que sería de implantar:

a)   este modelo único no podría existir en solitario ya que siempre habría necesidad de tipos de contrato para relaciones laborales de duración determinada, como sustituciones u obra y servicio

b)   un solo contrato podría vulnerar derechos de colectivos y además, podría chocar con las constituciones de algunos países (el tribunal constitucional francés rechazó este modelo porque chocaba con los criterios de la Organización Internacional del Trabajo sobre justicia social y los derechos humanos y laborales).

 A la vista de estas razones, parece ser claro que su implantación plantea problemas legales y prácticos, prueba de ello es que en otros países europeos no existe tampoco una única fórmula de contratación. Lo más lógico sería  simplificar su número y quedarse únicamente con las modalidades más utilizadas, tal y como sucede en Francia, Italia y Alemania.

Si te gustan las publicaciones de este blog, tal vez te interese seguirnos desde nuestra página de  Facebook. Intentaremos contestar a todas vuestras peticiones desde cualquiera de los espacios de que disponemos.

También puedes seguirnos en Twitter: @BufetePerezPozo

Acerca de perezpozo

Un equipo de profesionales que sabe ponerse en tu lugar Nuestra experiencia nos dice que siempre es bueno contar con diferentes perspectivas y que la interacción mejora los procesos de trabajo. Por eso, desde 1987, trabajamos como un equipo pluridisciplinar en el que cada profesional sabe ponerse en el lugar de nuestros clientes. Entre nosotros hay abogados, economistas, graduados sociales, contables, asesores financieros, expertos en viabilidad empresarial, administradores de fincas, agentes de la propiedad… Juntos, formamos un equipo tan heterogéneo como eficaz y con cada especialidad sumamos ventajas para nuestros clientes de manera personalizada. Precisamente porque nos ponemos en tu lugar, sabemos proporcionarte justo aquello que necesitas. Lo que más te interesa. La solución más idónea. Y siempre, con la máxima optimización de recursos gracias a nuestra manera de trabajar.
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s