Cuando no llega para los impuestos: aplazamiento.

En aquellos supuestos en que la falta de liquidez de una empresa no permite hacer frente al pago de los impuestos, es importante recordar que la opción de dejar de pagar o de no presentar la declaración supone importantes costes que, en ocasiones, pueden evitarse. Pidiendo un aplazamiento se evitarán, entre otros, los recargos por presentación de la declaración fuera de plazo.

Procedimiento:

El procedimiento para solicitar un aplazamiento al pago de los impuestos es muy sencillo. En el supuesto de las autoliquidaciones, el aplazamiento deberá solicitarse a través de Internet en el momento de su presentación. Para ello, cuando se presente una declaración desde la página Web de Hacienda, en lugar de escoger la opción “efectuar el ingreso” se debe escoger la opción “aplazar el pago”.

En caso de liquidaciones efectuadas por la propia Hacienda, también es posible solicitar aplazamiento, presentando una solicitud antes de que venza el plazo de pago.

Es necesario precisar que, como norma general, las deudas derivadas de las retenciones practicadas a terceros no son aplazables. No obstante, ante la falta de liquidez de las empresas en estos últimos años, Hacienda está siendo más flexible y está permitiendo que pueda ser aplazado el pago de las retenciones efectuadas a los trabajadores.

Documentación requerida:

En el momento de solicitar un aplazamiento, se requiere que se indiquen las causas que lo motivan, así como los plazos de aplazamiento o fraccionamiento que propone el contribuyente. Cabe destacar que estos plazos no han de responder a una designación aleatoria, sino que deben suponer que a su vencimiento se podrá hacer frente a la deuda pendiente.

En el supuesto en que el importe total de las deudas de la empresa supere los 18.000 euros, será necesario ofrecer una garantía de pago. Para ello, junto con el aplazamiento se debe presentar un compromiso de aval emitido por una entidad financiera. El citado compromiso de aval es un documento emitido por un banco que compromete al mismo a garantizar la deuda en caso de que el aplazamiento sea aceptado.

Si no se pudiera obtener el citado aval, existen otras garantías que ofrecer a Hacienda, como los créditos ostentados frente a los clientes de una empresa, una hipoteca… En estos supuestos será necesario aportar el balance y la cuenta de explotación, una valoración independiente de los bienes ofrecidos en garantía y la explicación de los motivos por los cuales no se ha podido obtener el aval bancario.

Tal y como se deduce de lo anterior, puede solicitarse aplazamiento o fraccionamiento de deudas tributarias, sin necesidad de aportar garantía alguna, cuando el importe conjunto de las deudas no exceda de 18.000 euros. Para dicho cómputo se acumularán, tanto las deudas a que se refiera la propia solicitud como cualquier otra del mismo deudor para las que haya solicitado, y no resuelto, aplazamiento o fraccionamiento, así como el importe de los vencimientos pendientes de ingreso de las deudas aplazadas y fraccionadas salvo que estén debidamente garantizadas.

Conclusiones:

En los casos en que, por dificultades de tesorería, las empresas no puedan hacer frente al pago de los impuestos, el aplazamiento de las deudas derivadas de la presentación de los mismos es la mejor opción a efectos de evitar los recargos ejecutivos y por presentación extemporánea de declaraciones. Plantéanos tus dudas si, desgraciadamente, te ves obligado a ello; Bufete Pérez Pozo te ayudará en la tramitación, de forma rápida y sencilla.

Si te gustan las publicaciones de este blog, tal vez te interese seguirnos desde nuestra pàgina de  Facebook. Intentaremos contestar a todas vuestras peticiones desde cualquiera de los espacios de que disponemos.

También puedes seguirnos en Twitter: @BufetePerezPozo

Acerca de perezpozo

Un equipo de profesionales que sabe ponerse en tu lugar Nuestra experiencia nos dice que siempre es bueno contar con diferentes perspectivas y que la interacción mejora los procesos de trabajo. Por eso, desde 1987, trabajamos como un equipo pluridisciplinar en el que cada profesional sabe ponerse en el lugar de nuestros clientes. Entre nosotros hay abogados, economistas, graduados sociales, contables, asesores financieros, expertos en viabilidad empresarial, administradores de fincas, agentes de la propiedad… Juntos, formamos un equipo tan heterogéneo como eficaz y con cada especialidad sumamos ventajas para nuestros clientes de manera personalizada. Precisamente porque nos ponemos en tu lugar, sabemos proporcionarte justo aquello que necesitas. Lo que más te interesa. La solución más idónea. Y siempre, con la máxima optimización de recursos gracias a nuestra manera de trabajar.
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s